Permitame que le ofenda ligeramente

A Rita Maestre la han condenado por su famoso incidente en la ya no menos famosa capilla universitaria a una multa de 4.320 Euros, el juicio y la condena ha sido noticia durante bastante tiempo y voy a matar el tiempo (mío y suyo) comentándolo. Si el tema les aburre, no pasen de aquí, puede que tengan cosas mejores que hacer que yo en este breve rato lluvioso.

La Universitaria Capilla

De inicio, yo tampoco creo que sea necesario que haya una capilla religiosa (concretamente católica) en un recinto universitario público.

Si quieres rezar el estado (y la iglesia católica entre otras) ya se ha encargado de que sea suficientemente sencillo, hay iglesias por todos los rincones del país, debe ser el "servicio público" más extendido, además ya es un servicio que se presta libremente y sin régimen de monopolio. Por ejemplo, yo de camino a comprar los churros y el pan cada domingo paso por delante de cinco centros religiosos de tres confesiones diferentes y no voy demasiado lejos de mi casa (pese a ello afortunadamente no percibo la llamada del señor, de eso deduzco que la abundancia de centros no solventa el problema) y no creo que esa capilla en la universidad mejore ni la accesibilidad a la religión de alguien que no haya llegado a la verdad ni solucione una "urgente necesidad de rezo" por parte de nadie.

Así que tienen mi apoyo para utilizar ese espacio para cualquier otra cosa más útil. Como por ejemplo un parking de bicicletas.

El motivo por el que nadie más ha llegado a esa conclusión en el campo de Somosaguas solo se explica por la cantidad ingente de cosas evidentes a cuya conclusión no ha llegado nadie en la universidad española. Me parece lógico que quien haya llegado a esa conclusión lo haga notar, bien recogiendo firmas, protestando, escribiendo enfurecidos artículos o montando un espectáculo para llamar la atención y crear debate.

Religión Contundemente Protegida

Curiosamente, la religión está especialmente protegida en nuestra constitución (como se puede ver en el propio texto Título I. De los derechos y deberes fundamentales, Capítulo segundo. Derechos y libertades, Sección 1.ª De los derechos fundamentales y de las libertades públicas, Artículo 16). Esto nos puede parecer bien o mal, podemos discutir por qué está más protegida una fe religiosa que otras creencias. Entiendo que es una herencia del pasado, después de todo en la historia de la humanidad ha muerto mucha gente por profesar una creencia concreta y ha habido mucha gente que ha tenido necesidad de fastidiar el lugar o el momento en que alguien estaba rezando a su ser mitológico preferido, y esto incluso sigue pasando (por desgracia) en nuestros días.

De modo que los juristas decidieron proteger especialmente el derecho a pensar que un ser de inmenso poder que casi nunca hace acto de presencia existe y tiene una necesidad imperiosa que unos sub-seres mortales dediquen parte de su tiempo a glorificarle y alabarle hablando de sus imprecisas palabras dejadas por medio de poco fiables medios hace un tiempo considerable. En concreto a Rita Maestre le aplican (creo, si no estoy equivocado) este artículo:

Artículo 524
El que en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses.

Aquí entre nosotros, creo que he sido culpable en varias ocasiones de actos que podrían encajar en ese artículo, aunque casi siempre ha sido en voz baja y solo me han escuchado mis amigos en algún caso ha sido con el propio responsable de propagar la palabra del ser supremo (no debió preguntarme mi opinión). Por supuesto, si un día este texto se usa como prueba lo negaré y diré que era un recurso literario para sustraer del lector la imagen de que soy un defensor de la religión. En caso de condena, espero que no sean acumulables.

El Incidente

La cuestión final es hablar sobre los hechos, y la participación de Rita Maestre en ellos. Dado que tenemos vídeos (donde no se ve ni se vio en vivo pecho de mujer alguno más que en la recalentada imaginación de algunos, por cierto) y las propias declaraciones de Rita Maestre sobre el hecho en si no hay demasiada discusión (detalles aparte). Rita estaba allí y participó.

Hay una línea de defensa absurda que afirma que no es justo juzgarla a ella si estaba más gente, como si el hecho de compartir un acto entre muchos eliminase culpas para todos ellos. Vamos a obviarla.

La otra línea de defensa es que ella no buscaba ofender a nadie con su protesta, y esta excusa es en si misma ofensiva, porque precisamente lo que buscas en un acto así es ofender, buscar hacer entender a la otra parte que si quiere glorificar a su ser supremo favorito sin que nadie le moleste lo mejor que puede hacer es irse, porque si no estarás por allí ofendiendo su fe tantas veces como sea posible y se te permita. Y además lo haces en grupo para transmitir que sois suficientes para ofender de modo continuo. Porque si no quieres ofender no te quitas la camisa (por ejemplo), porque ya sabemos la aversión al sexo que comparten casi todas las creencias en seres supremos.

De modo que si, creo que Rita Maestre quería ofender, y posiblemente ofendió (cosa sumamente sencilla con este tema) a alguien. Obviamente, la creo culpable tal como yo (en mis escasos conocimientos jurídicos) entiendo ese artículo 524.

Oportunidad Política Perdida

En los años 90 había una ley que obligaba a todo varón español mayor de edad a perder al menos nueve meses de su vida participando en el servicio militar (supuestamente para garantizar la defensa del país), con una alternativa en los últimos años para aquellos que tenían "objeción de conciencia" a perder nueve meses (eso si, durmiendo en casa) haciendo cualquier tipo de tarea estúpida para el estado, como vigilar pasillos de colegios.

Ante eso hubo gente que se negó a acatar la ley, y que asistía a los juicios para ser condenado y que su condena pusiera en evidencia una ley injusta que debía ser modificada, esas personas eran activistas políticos, algunos fueron a la cárcel y otros (en los últimos años) conseguían las condenas pero eran liberados de la pena de cárcel (por penas menores de dos años sin antecedentes).

Rita Maestre tenía la oportunidad de hacer política en un juzgado, podía plantarse y decirle al juez que no debería haber una ley que le impida hacer lo que hizo y menos en un caso donde ocurrió en un lugar donde no debería existir una capilla. Es decir, podía haber sido coherente con lo que hizo. Su opción ha sido negar la evidencia (sin ningún éxito) y no contenta con explicar que intentó respetar el supremo derecho a no ser ofendido de todo creyente en seres supremos le fue a pedir disculpas (¿por qué motivo concreto?) al nada menos que el Arzobispo (el cura de la capilla debe ser poco para sus disculpas o sus disculpas requerían un perdón superior).

De modo, que en lugar de tener un razonable y necesario debate de como reformar la exagerada protección a las religiones en nuestra constitución y nuestro código penal tenemos una política (nueva y renovadora) pidiendo disculpas al clero y jurando que ella jamás tuvo intención de ofender y que era su último deseo. En un último momento de genialidad tenemos a un montón de políticos supuestamente laicistas enarbolando la libertad de expresión en vez de combatiendo la legislación a favor de las religiones sobre otras actividades personales.

Me pregunto que hará Rita Maestre si un día juzgan a otra persona que afirme que sabe que estaba ofendiendo a los creyentes, ¿pedir su condena?

Los Límites

Acosar y ofender es un método de modificar conductas en los demás. Lo hacemos constantemente, lo hacen periodistas contra políticos, lo hacen unos políticos con otros, lo haces pintando murales en la cercanía del BCE, poniendo pancartas de denuncia. Lo hacemos en twitter (yo, a menudo), en blogs, en la calle, se acosa a . Llamar machista en público a un machista no hace que deje de serlo, pero sabemos que algunos moderan sus conductas por miedo a que les pongan en evidencia y lo aceptamos, aceptamos presionar a los bancos para que no hagan desahucios, aceptamos poner en evidencia a los racistas para que la presión social sobre ellos limite sus actos.

De hecho, aceptamos la presión y el acoso cuando estamos en contra del acosado, yo creo que la capilla no pinta nada en la universidad y si dejarse ver en bikini es un modo de conseguirlo me parece bien, gritos incluidos porque de esos gritos y esa visión de piel femenina no quedan consecuencias para nadie. Pero también se que en ocasiones no estamos del lado de la razón y que en otras ocasiones serán otros con motivos más discutibles los que hagan uso del acoso. Por ello, tanto como en esta ocasión me parecía bien se que cuanto menos se haga uso de este tipo de acciones mucho mejor.

Por desgracia, si no estoy equivocado, la capilla sigue allí. Y es que a resilencia a la Iglesia Católica no le gana nadie. Habrá que seguir batallando porque las alabanzas a los seres supremos sean un asunto personal de cada uno que no tengamos que percibir los demás, que también tenemos derecho a ofendernos.

Anuncios

Un pensamiento en “Permitame que le ofenda ligeramente

  1. Eleder

    Problema en la comparación con la insumisión: el acto de negarse a ir al servicio militar no era un acto ofensivo. Las acciones de apoyo que se hacían alrededor, si bien eran sarcásticas a veces, nunca caían en el insulto. Y esto era porque uno de los ejes de la desobediencia civil es que tus actos amplíen el apoyo social a tu causa: ser ofensivo e insultante lo reduce.

    Muchos que podrían estar de acuerdo con la reivindicación de Maestre no se vieron animados a profundizar en ella por sus gritos de “Arderéis como en el 36”: más bien todo lo contrario. Por eso la comparación con la insumisión no es buena de inicio.

    Si quieres hacer desobediencia civil, si quieres que tu causa sea apoyada por más gente, no la hagas insultando, o habrás perdido mucha de tu legitimidad.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s