Cuñados de Valor Añadido

Se ha puesto de moda, en parte gracias a Ciudadanos, hablar sobre las reformas de los tipos del I.V.A. (Impuesto al valor añadido).

Una de las propuestas más "radicalmente innovadoras" de Cs es cambiar de tres a dos tramos el impuesto, por lo visto esto generará una especie de cadena de reformas radicales en el sector productivo español, la economía de las familias y no sabemos bien como nos convertirá en Dinamarca.

Más aún, otros dicen que hay que ir aún más lejos, el tipo único, seamos aún más daneses. Lancémonos sin miedo al futuro, al paraíso, como bien sabemos en el Edén el tipo de todos los impuestos era único pero Satanás nos confundió creando los tramos fiscales. Algo así. Si, suena absurdo porque lo es. Ellos no lo creen. Algo sobre manuales de macro economía aplicada bajo modelos de no-se-que matemático hungaro.

Todos buscamos soluciones sencillas a problemas complejos, cuando alguien proponga una solución muy sencilla a un problema complejo o esta delante de un genio o delante de un bocazas, como pista le diré que los genios escasean, de modo que si lo cataloga como bocazas su grado de acierto es muy superior a si corre el riesgo de dejarse convencer.

El I.V.A. es un impuesto sumamente complejo, como bien saben los expertos fiscales, por desgracia ni tienen twitter, ni escriben blogs, ni se meten en política, de modo que se ponen a hablar de I.V.A. otros "expertos habituales" como politólogos, sociólogos, historiadores, abogados y gente que la única cercanía al I.V.A. es el ticket de la caja del supermercado.

Si se molestasen en mirar la ley del I.V.A. (http://noticias.juridicas.com/base_datos/Fiscal/l37-1992.html) tal vez podrían ver que el lío de los tramos no es para tanto, siendo una decisión política como eliges el tramo de cada producto y a que le pones más o menos impuestos que puede tener su relevancia no es el aspecto fundamental pese a que tenemos a todos los medios de la prensa preocupados por el tipo de I.V.A. de las entradas de cine para ver películas en su mayoría americanas, debates sobre el IVA del libro electrónico. Teníamos al ahora presidente del gobierno en un debate con el IVA de las chuches o un debate donde se enzarzan con el IVA de los pañales y las compresas.

No discuto cierta relevancia para el comprador de pañales de si el IVA es del 4% o del 21% porque los pañales están caros. Tener varios tramos te permite jugar con que cosas quieres subvencionar y cuales quieres gravar a un tipo superior, es especialmente relevante meter en el tramo superior lo que importamos (el IVA es casi el único impuesto que paga algo que traemos de Alemania) de modo que tener varios tramos te permite jugar con una política fiscal más justa y más detallada. También le puedes dar una ayuda directa a los padres (no es complicado, la gente suele inscribir a sus hijos en un registro público).

No soy especialmente beligerante con la tabla rasa del tipo único, pero no hay esa supuesta cadena de mejoras en el cambio, los tipos de IVA se establecen por gamas de productos y el vendedor de los mismos conoce el tipo de IVA correspondiente, lo que le complica la cabeza no está ahí. Donde está el matiz del IVA no es el porcentaje, sino qué IVA es deducible y cual no, el IVA deducible (me descuento el IVA que pago del IVA que cobro) depende de la actividad, el producto y la relación del mismo con tu proceso productivo, se establece en función de decisiones especialmente complejas y no con una genialidad de "tengo un tipo único, he salvado al país".

Un IVA del 4% que no te puedes deducir significa que en cada paso de la cadena de producción al consumidor cobras un 4%, si hay cinco empresas (productor, fabricante, mayorista, distribuidor, vendedor) pagas un 22% final (10,0 10,4 10,8 11,2 11,7 12,2). En los casos que te deduces el IVA en todo el proceso solo es relevante el IVA del producto final que puede reducirse al final del proceso (por ejemplo, el famoso caso de Pringles (http://www.elmundo.es/mundodinero/2008/07/07/economia/1215453793.html).

Podemos (si, ellos lo llevan, el otro partido cuñado por antonomasia) añadir la genialidad del pago del I.V.A. con criterio de caja, también para "optimizar", hoy en día generar facturas "cuesta dinero", de modo que nadie genera facturas falsas o adelantadas con alegría porque tienes que pagarle a Hacienda un 21%, y eso hace poca gracia. Como posible consecuencia (explicada con ligereza) si no tengo que hacerlo un cliente podría pedirme adelantar facturas a fin de año para imputar el gasto en el ejercicio actual minorando los beneficios y demorando el pago de impuestos de sociedades, dejando para más adelante el pago de esas facturas según sea preciso, esto en un país amante del fraude loco como es España suena a abrir la caja de Pandora.

Por si fuera poca gracia, la gestión de las declaraciones el IVA de caja son enormemente complejas, se que han oído que las grandes corporaciones evitaron su aplicación por pura maldad. Ni mucho menos, es una mera cuestión de supervivencia, porque hacer correctamente las declaraciones de IVA por su complejidad, el volumen del impuesto y las sanciones aplicadas es un aspecto crucial en una compañía, dado que el IVA es el 21% de tu facturación y las sanciones llegan al doble del total del impuesto erróneamente declarado.

Por supuesto, los genios del IVA de caja lo arreglarán poniendo inspectores a revisar cada una de las facturas. Desde luego les doy la razón en que algo soluciona, acabarán ustedes con el paro. Nos harán falta millones de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s