Arrebatos creativos en impuestos, subvención a incrementar reservas

Respecto de la idea de la deducción de impuestos que ofrece Hacienda a las empresas que destinen parte de su beneficio al “incremento de reservas” hay cinco opciones

a) A nuestro escasamente liberal ministro de Hacienda le ha dado un ataque de intervencionismo empresarial, y ha decidido que las empresas no saben cuanto apalancamiento deben tener ni los bancos cuando deben prestarles, de modo que juega con los impuestos para llevarles al buen camino.

  1. A nuestro escasamente liberal ministro de Hacienda le ha dado un ataque de intervencionismo empresarial, y ha decidido que las empresas no saben cuanto apalancamiento deben tener ni los bancos cuando deben prestarles, de modo que juega con los impuestos para llevarles al buen camino. Gracias Cristobal, de no ser por ti…
  2. El señor Montoro no sabe contabilidad. Pero le suena la música y le gusta el baile.
  3. Es simplemente una bajada del impuesto de sociedades adicional camuflada, como el resto de deducciones.
  4. Todas las anteriores.
  5. No saben lo que han hecho pero suena bien en época de elecciones.

Intervencionismo estatal del mejor estilo

Sobre la primera, cualquier estudiante de empresariales o MBA sabe existe “un coste óptimo de capital”, salvando imprevistos (bajada de ingresos por ejemplo) o ineptitud (no incrementar capital cuando es preciso por no querer diluir la propiedad) una empresa planifica cuanta deuda y cuanto capital quiere para que la rentabilidad por capital sea la máxima posible (http://www.expansion.com/diccionario-economico/estructura-optima-de-capital.html).

Además de eso, los prestamistas deciden hasta que punto les parece bien que una empresa asuma deuda. De modo que el ratio deuda/capital de una empresa es una decisión común entre accionistas, directivos y bancos. Montoro no está de acuerdo con ese reparto, de modo que “incentiva” el incremento de los fondos propios con deducciones a las empresas. Si una empresa con beneficios necesita incrementar sus fondos propios puede y debe hacerlo sin necesidad de que se lo diga el ministro de turno. Si teniendo beneficios prefiere repartirlos a mejora la gestión es mala gestión.

Lo más divertido es que el incentivo es bueno para las empresas mal gestionadas (les facilita incrementar sus fondos propios) e inútil para las bien gestionadas (si no necesitas más capital no lo incrementas por muchas deducciones que te den, salvo por el beneficio de la propia deducción en sí). Montoro premia a los malos gestores en estos años pasados.

El maravilloso mundo de la contabilidad

No pretendo ser un experto en contabilidad, pero la contabilidad es una forma de explicar las empresas, no la realidad de las mismas, así que “incrementar reservas” no es algo en si mismo.

Primero, las reservas (un concepto de pasivo) no dicen nada por si mismo. Si el activo explica en que aplica una empresa su capacidad económica, el pasivo explica de donde ha salido esa capacidad económica, es decir, el pasivo nos dice quien puso el dinero pero no para que se usa, como por ejemplo los proveedores que nos financian cobrando después de entregar, los bancos prestando dinero a corto o largo plazo, cuanto proviene del beneficio en curso y cuando son reservas (beneficios no repartidos) o capital de los accionistas.

Es decir, yo puedo obligar a las empresas a incrementar reservas o disminuir deuda, pero si luego lo aplican sin lógica o de un modo que no es lo que busco no vale de nada.

Veamos un ejemplo de un balance. Una empresa razonablemente bien gestionada, que financia su activo fijo con pasivo a largo (deuda a largo más fondos propios). Está empresa tiene un buen montón de dinero que aún no ha repartido de beneficios del curso, en condiciones normales pagaría el 25% de esos 90.000 y con el resto o bien lo invertiría (si le hace falta) o si no le hace falta, supongamos que ese es el caso, se lo daría a los accionistas como dividendo. La empresa genera un 69% de beneficios sobre el capital, no tiene motivos para reducir deuda metiendo más capital y dando menos porcentaje de beneficios. Porque eso no es optimizar el capital invertido.

La empresa paga 22.500 € a hacienda, 67.500 € a los accionistas y todos felices.

Pero llega Montoro y entonces un asesor fiscal razonable ofrece la siguiente idea a los accionistas:

Como vemos, Montoro ha modificado el pasivo de la empresa, que crea la "reserva Montoro", pero ese capital lo puede usar en el pasivo donde mejor le apetezca.

En lugar de repartir 90.000 €, la empresa “lleva a reservas” un 10% y reparte 81.000€, pagando 20.250€ de impuestos. Pero nadie le obliga a reducir la deuda y puede que incluso ni lo necesite, aunque se intentara solo haría más complicado el juego contable ya que la puedo reducir y luego ampliarla de nuevo, de modo que esos 9.000€ los puede prestar a sus propios accionistas ya que no hacen falta en ningún otro sitio.

Y los accionistas reciben 69.750€ en lugar de 67.500€ y con la alegría de que esos 2.000€ adicionales son libres de impuestos ya que son préstamo y no ingreso. Tendrán que pagar intereses, que de nuevo van a la misma empresa como capital y nuevos beneficios que podrán ser repartidos.

Al igual que el efecto de reducir capital en las SICAV Montoro ofrece a los dueños de las empresas la opción de no pagar impuestos “de momento” con simples juegos contables subjetivos. Cuando las empresa comiencen a hacer todo esto mucho lo llamarán "fraude fiscal", en lugar de llamarlo "legislación chapucera" que es su nombre técnico. No hay fraude alguno es hacer lo que la ley permite.

Una simple bajada de impuestos

No me parecía mal que fuera simplemente eso, una reducción del 10% en la base imponible del impuesto de sociedades es bajar un 2,5% adicional el mismo. El problema es que en lugar de hacerlo para todos, Montoro lo hace solo para las empresas con buenos asesores en impuestos y equipos financieros capaces de interpretar la legislación de un modo óptimo.

Si Montoro le quiere bajar los impuestos que lo haga a todos, sin fomentar más el trabajo de los departamentos que en lugar de aportar valor y competitividad exterior se dedican a interpretar leyes e impuestos.

Beneficiar a las pymes

En medio de la discusión inicial un argumento fue “que esto beneficia a las Pymes y les permite capitalizarse”, no niego que podría ser cierto que en algún caso alguna Pyme use esta deducción para recapitalizar la empresa, pero la realidad es que:

  1. El impuesto de sociedades en las Pymes es irrelevante, porque su volumen hace sencillo jugar (y juegan a saco) con provisiones contables de gastos, trabajo en curso, inventario, o simplemente el salario de los directivos. Muy resumido y sin dar detalles, las PYMEs españolas declaran los beneficios que les da la gana, nunca muchos para no pagar demasiado, nunca pocos para no asustar a los bancos. Que puedan transformar una parte de ellos en reservas no proporciona diferencia alguna.
  2. En las PYMEs donde el dueño se confunde con el director general, las reservas, el capital, la caja y la cuenta bancaria del dueño se confunden de un modo absoluto. De hecho, el señor propietario puede invertir el dinero en comprarse un coche nuevo a la salud de Montoro, y libre de impuestos.

Conclusión

Desconozco el objetivo real de Montoro y su equipo, como no todos son idiotas porque en el ministerio y en el PP existe vida inteligente aunque no lo parezca entiendo que algunos persiguen simplemente bajar impuestos a las empresas y compensar de un modo creativo las deducciones que se eliminan. Lo absurdo del sistema es, o bien para engañar al ministro que decía que se quitasen las deducciones, o para engañar a los votantes. O a los dos.

Si el gobierno quiere fomentar la capitalización de las empresas que penalice el sobre-endeudamiento con impuestos adicionales a los dividendos, o que limite a los bancos el

volumen de préstamos sobre capital que proporcionan, que es bastante más fácil y más claro que fomentar juegos contables o el incremento de fondos propios porque si.

Desde luego, de liberal este gobierno no tiene nada, Milton Friedman debe estar arañando su ataúd escuchando que el gobierno fomenta que los directivos retengan dinero del accionista en vez de dárselo a ellos y que decidan que quieren hacer con lo que es suyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s