Twitter vs Estadios de fútbol, ¿debe estar “todo” permitido?

En estos días se esta debatiendo mucho acerca de si se debe limitar lo que la gente puede decir en las redes sociales o si el mal gusto no debe ser delictivo, sobre todo a cuenta de los detenidos por supuesta apología del terrorismo de hace unos días, o por el reciente "incendio" (nuestro de cada semana) por el asesinato de Isabel Carrasco.

Desde luego no apoyo que hacer un comentario sobre las incomparables vistas de Madrid que tuvo Carrero Blanco deba ser tenido en cuenta por las fuerzas de seguridad o la justicia, pero no creo que pedir aplauso públicamente dos horas después de que le disparen tres veces a un cargo político "porque se lo merecía" o reiterar continuamente lo útil que han sido para la sociedad los crímenes de ETA y alabar su trayectoria deba quedar impune por completo y se deba permitir. Lo mismo me vale para otras amenazas (Pilar Manjón), alabanzas (franquismo, nazismo, racismo). Existe una línea, yo no se donde y no voy a discutir cual es, pero creo que hay que ponerla en algún sitio aún en el conocimiento de que en el límite de la misma siempre habrá algún tipo de "injusticia" entre dos acciones muy cercanas donde una esté castigada y la otra no, tal como ocurre con el límite de velocidad en autopista, ir a 119 kmh es legal e ir a 121 kmh no, ¿es relevante esa diferencia?, no, pero en algún punto debes marcar un límite. Es más fácil en cantidades que puedes medir, es cierto que la idiotez no se mide con un rádar y eso dificulta la decisión.

Como la discusión en las redes sociales se encona enseguida, por la pretendida reclamación de libertad de expresión, Internet nació libre y todo eso, creo que es positivo irnos a comparar con un submundo social menos defendido por los intelectuales, el fútbol y la subespecie humana conocida como aficionado, un conocido deshecho evolutivo del ser humano que es más fácil distinguir en su propio hábitat dada su habilidad para ocultarse.

Por suerte, cada semana el fútbol nos deja maravillosos ejemplos, esta grácil señora justo ayer, 18 de Mayo haciendo el racista gesto del mono a Mamadou Koné por su osadía de pretender hacer un gol al sagrado equipo del Llagostera.

Ver imagen en Twitter

¿Alguien en su sano juicio quiere defender el derecho de esta señora a repetir esto cada dos semanas en una grada?

No pido pena de cárcel, solo pregunto ¿debe ser impune? ¿le dejamos que lo repita cada vez que quiera? Cada semana los campos de fútbol se llenan de bocazas, racistas, banderas de todo pelaje (en su mayoría de ultraderecha, será tradición por algún motivo que desconozco) que la sociedad repudia, y que aunque no hay (por desgracia) tolerancia cero si existen reglas y prohibiciones numerosas a su práctica. Y nadie se queja por ello.

Se cierran campos, se prohíbe la entrada a los campos a las personas que tienen conductas no admitidas y se reconoce que debemos luchar contra estas situaciones. No se consigue siempre, pero aunque siempre ha voces que claman por la injusticia de ser "chivo expiatorio" no se lanzan defensa de la libertad de expresión de señoras como la de la foto para manifestar el disgusto que le produce la apariencia de un jugador concreto. Nos reímos mucho con la ocurrencia de Alves con el plátano, pero si le cierran el campo al Villareal cuatro partidos no vuelve a caer un plátano de la grada en esa ciudad en veinte años. Y tampoco se acabaría el mundo, al contrario, en un plazo breve de tiempo ese mundo será mejor.

¿Por qué admitimos que se luche contra ciertas conductas en un campo de fútbol pero no se puede hacer lo mismo en las redes sociales? ¿Ser racista en un campo de fútbol es peor que serlo en Twitter? ¿Permitiríamos una pancarta en el fondo sur de algún estadio con los textos pidiendo más muertes como la de Isabel Carrasco o pediríamos que se detenga el partido e interviniera la policía para llevarse al imbécil que la muestra fuera del campo? ¿Alguien permitiría que en un partido contra la Real Sociedad alguien defienda que opina que el asesinato de Aitor Zabaleta era merecido (nota evidente: No, no lo era) en un cartel?

Desde luego, lo que me parece inaceptable en un campo de fútbol me lo parece en un bar o en una red social, comencé en Internet en 1989, para mi es tan parte de mi vida como la televisión o las terrazas en verano. No entiendo que Internet y RealLife™ sean mundos separados. El que es un imbécil en el bar, lo es en su casa y lo es en Internet, no existe las personalidades paralelas más que en los casos de tratamiento médico. Si dices una estupidez en un bar o lanzas un grito racista en un campo de fútbol tienes habitualmente la suerte de que no te están grabando en vídeo y no hay testigos de cargo, que las tonterías en Internet en cambio queden grabadas hace que sea más sencillo determinar la culpabilidad. Lo mismo que puedo saltarme muchos semáforos en Madrid pero si lo hago en el de la entrada a O’Donnell me sacan una foto y me ponen una multa. No hay injusticia en ello, solo falta de impunidad.

No defiendo que se apliquen en el caso de los comentarios Isabel Carrasco penas de 10 años como parece que se podría llegar a aplicar en alguna ocasión. Me parece absolutamente desproporcionado por la gravedad del hecho y sus consecuencias, pero tampoco creo que se condene por enaltecimiento del terrorismo en un mitin sea delito pero no sea punible si lo haces desde una cuenta de Twitter, o que puedas decir múltiples veces y durante horas (incluso cantando) que te parece fenomenal cometer asesinatos contra políticos y que a ver si cunde el ejemplo. Todos podemos patinar en una frase desafortunada, pero la reiteración muestra la intencionalidad y elimina el factor de inocencia.

Tal vez hay una decisión de la administración de "dar ejemplo" a las redes sociales y un exceso de mano dura en las acusaciones, pero creo que deberíamos esperar a las decisiones judiciales, abandonar la pretensión de "aquí todo vale" porque no debe haber territorios para la impunidad y decidir si aplicamos la legislación actual (que puede tener penas mínimas exageradas tal como parece) o creamos nuevas leyes para la gestión de estos casos tal como se hace con los campos de fútbol.

Yo vería bien y justo que gran parte de los recientes acusados fueran condenados a no poder expresarse a través de redes sociales durante un periodo determinado (en algún caso todo lo largo que sea posible, en otros podemos esperar a ver si maduran apelando a la idiotez congénita de los menores de 25 años, por decir una edad cualquiera superior a la de algunos de los tontos que han sido protagonistas) igual que se expulsa a personas de un campo de fútbol, o que las redes sociales que no dispongan de medios de autocontrol suficientes sufran algún tipo de penalización igual que se puede cerrar un estadio por los actos de los aficionados. Tal vez el problema es que la justicia no actúa si no es para imponer castigos demasiado severos. Si es así estamos señalando una carencia legislativa, si no queremos leyes nuevas o permitimos aplicar las penas mínimas o defendemos una impunidad en unos márgenes concretos.

Sobre el autocontrol, me he aburrido, como muchos, de reportar barbaridades inadmisibles en Twitter, con un efecto casi nulo. Se que es difícil ejercer de juez, pero el autocontrol de Twitter no funciona adecuadamente en muchos casos bastante evidentes, me parece que la decisión de la empresa de pecar por defecto más que por exceso es visible, como si cerrar una cuenta fuera un atentado a los derechos humanos. Hay otras redes sociales muy conocidas donde decir ese tipo de barbaridades provoca el cierre de la cuenta en menos de una hora. Es cierto que la puedes volver a abrir y que aún así se dicen muchas idioteces, pero es posible poner más control. Es cierto que en el otro extremo en Facebook te pueden cerrar la cuenta por subir obras de arte donde se vean desnudos, lo que roza la idiotez.

No creo que la señora de Gerona, esos 21 acusados del primer grupo, o los tres idiotas del asunto de Carrasco deban quedar impunes o merezcan mi defensa a ultranza. Tampoco creo que merezcan ir a la cárcel por lo que yo he visto a pesar del desprecio que me produce gran parte de lo que he podido ver. Tal vez en sistemas judiciales que permitan más originalidad en el castigo esto sería más fácil de resolver. Pero la solución no creo que sea crear espacios de impunidad para que los imbéciles del mundo puedan liberarse de las cadenas que la civilización les impone en el mundo exterior.

Anuncios

5 pensamientos en “Twitter vs Estadios de fútbol, ¿debe estar “todo” permitido?

  1. yoli

    En estos dias,lo que sobre todo he leido, han sido criticas al oportunismo de modificar las leyes por las barbaridades dichas en twitter.La ley tal y como está permite poner limites a estos excesos. Por eso, y conociendo al PP, hay un temor razonable de que se aproveche de esto para legislar algo que está legislado y que en los casos denunciados..han sido juzgados (yo he leido casos de periodistas en los que se han detenido a personas que le amenazan)

    En resumen. Que yo creo que salvo desalmados, ha habido unanimidad en que lo de twitter fue penoso. El conflicto estaba en oir al PP que queria modificar una ley que limita ya algo. Y daba como que miedo…sabiendo lo que han hecho con el derecho a manifestarse

    Ah. Y creo que te equivocas. La gente engańa mucho…hay.gente que puede tener un comportamiento muy muy distinto en la vida 1,0 y en la 2,0. Hablar unas horas en twitter suele camuflar la estupidez “real”. Tal vez es porque yo si que pienso que hay muchos con tratamiento medico. Pero esto es otro tema..que deberias abordar en otro momento :))

    Responder
    1. Chuso Pérez

      En estos dias,lo que sobre todo he leido, han sido criticas al oportunismo de modificar las leyes por las barbaridades dichas en twitter. La ley tal y como está permite poner limites a estos excesos.

      No siempre hay que mantener las leyes «tal y como están» y aguantarse si surgen situaciones que no están recogidas en la ley. Modificar la ley para regular nuevas situaciones creadas por hechos recientes no es oportunismo, es lo que hay que hacer (si se considera que esas situaciones deben ser reguladas, claro). A veces surgen escenarios que no fueron previstos por la ley vigente y es necesario modificarla para corregir su aplicación. Durante décadas, los datos de contacto personal que manejaban las empresas eran mantenidos en ficheros analógicos recolectados y mantenidos manualmente por personal de la empresa. El uso generalizado de la informátia y su adopción a gran escala en el uso cotidiano provocó que los datos personales recibieran un tratamiento y recolección automatizados ampliando enormemente las capacidades de las empresas para almacenar y tratar datos personales e intercambiarlos entre ellas, lo que provocó una nueva necesidad legislativa que se materializó en la ya derogada Ley Orgánica para la Regulación del Tratado Automatizado de Datos.
      Las nuevas tecnologías crean nuevas situaciones que no están previstas en la legislación y que crean nuevas necesidades legislativas. A veces ni siquiera son necesarias nuevas tecnologías, simplemente situaciones que no fueron tenidas en cuenta a la hora de legislar por una falta de previsión. Los famosos vacíos legales. Es legítimo promulgar una ley ad hoc que cubra hechos recientes que no estaban previstos para regularlos, lo que no es válido es aplicar esa regulación retroactivamente para penalizar actividades que no eran delito en su momento (nullum crimen, nulla poena sine praevia lege).

      en los casos denunciados..han sido juzgados (yo he leido casos de periodistas en los que se han detenido a personas que le amenazan)

      Sí, algunos han sido juzgados y algunos han sido absueltos. Desde luego, no es el peor de los casos que existen, pero se me ocurre http://www.twitlonger.com/show/il5tu3

      Por eso, y conociendo al PP, hay un temor razonable de que se aproveche de esto para legislar algo que está legislado

      El conflicto estaba en oir al PP que queria modificar una ley que limita ya algo. Y daba como que miedo…sabiendo lo que han hecho con el derecho a manifestarse

      La verdad es que yo he leído que se pedían cosas… pero no sé que cosas. Nada concreto. A lo mejor sí que se han pedido cosas concretas, pero yo no me he enterado. Así que no sé si se quiere legislar algo que ya está legislado o si el PP lo está aprovechando para lo que sea.

      En cualquier caso, creo que el post del pollo habla acerca de reconocer actividades condenables y la legitimidad de perserguirlas. El temor a la posibilidad de un uso aprovechado del PP a la hora de satisfacer esa necesidad no niega su existencia. Ojo con la apelación a las consecuencias: http://es.wikipedia.org/wiki/Argumento_ad_consequentiam

      Sobre la necesidad de una nueva regulación para limitar algo que ya está limitado por la regulación existente, me remito a mi primer párrafo sobre las necesidades legislativas creadas por nuevas legislaciones o situaciones no previstas. Por poner un ejemplo muy sencillo de una nueva situación creada por las nuevas tecnologías y que puede crear una nueva necesidad legislativa: ya existe una legislación que prohibe las amenazas, pero desde cualquier wifi pública (una cafetería, por ejemplo) cualquiera puede conectarse a una cuenta anónima de Twitter para publicar amenazas o, por ejemplo, una foto tuya desnuda.

      hay.gente que puede tener un comportamiento muy muy distinto en la vida 1,0 y en la 2,0

      No sé qué quiere decir eso. La gente tiene que ser responsable de lo que digan en Internet aunque en el Mundo Real™ sean unas bellísimas personas. Y viceversa.

      Hablar unas horas en twitter suele camuflar la estupidez “real”. Tal vez es porque yo si que pienso que hay muchos con tratamiento medico.

      ¿Entonces lo que querías decir es lo contrario de lo que he interpretado en el párrafo anterior? No sé, ya digo, no he entendido.

      Hail Eris.

      Responder
  2. Chuso Pérez

    Contexto:
    Mi réplica inicial: https://twitter.com/chusop/status/468550568324370432
    Respuesta: https://twitter.com/fr_carrillo/status/468616859647238144

    Continuación:

    Yo lo decía por la publicidad que alcanzan las declaraciones en cada uno de los entornos citados y por la diferencia entre una opinión casi privada y una opinión publicada y con difusión.
    Twitter es un medio en el que todo lo que se dice lo lee todo el mundo y que busca la mayor difusión posible. Es fácil que llegue hasta el «destinatario», sea con intención o no, especialmente con la atención que prestan los medios recientemente a Twitter («polémicas declaraciones incendian las redes sociales», «veamos lo que se comenta en Twitter» y todo eso). ¿Que puede ser una situación provocada en parte por los propios medios debido a la excesiva atención que prestan a Twitter ampliando la repercusión de lo que allí se dice? Podría ser, pero igual es algo con lo que hay que contar y prever a partir de ahora cuando se habla en Twitter.
    Lo que gritas desde la grada de un estadio lo más probable es que pase desapercibido, hay miles de personas gritando alrededor. A no ser que la «opinión» se exprese de algún modo que le otorgue más visibilidad, como desplegar una pancarta o arrojar un plátano, en cuyo caso ya hay intencionalidad de ofender y de que el mensaje llegue hasta su destinatario, lo que no necesariamente sucede con los tuits.
    En el bar —dependiendo del bar y de como hagas el comentario, claro— lo más probable es que el comentario no salga de la mesa en la que lo estás comentando con tus amigos y difícilmente llegará hasta su «destinatario».
    Hay que tener en cuenta el momento en el que lo que dices deja de ser una opinión privada comentada en un ámbito cuasi privado para pasar a ser una opinión publicada. Lo que pasa, como decía @Tsevan_Rabtan, es que muchas veces opinamos en Twitter como si estuviéramos en la mesa de un bar con los amigos y no es así. En el bar puedes decir que Fulano era un hijo de puta y que no te da pena que le hayan pegado un tiro y no pasará nada. Como mucho, tus amigos pensarán que eres gilipollas. En Twitter, cuando esa opinión privada se convierte en una opinión que difundes en público, no puedes decir eso.
    Por otra parte, tanto lo que se dice en el estadio como lo que se dice en el bar suele ser más en el calor del momento. Lo que, aunque no absuelve, siempre es un atenuante. Mientras que lo que se dice en Twitter como mínimo pasa por el momento de enframiento que requiere tener que redactarlo y teclearlo, que sin duda no es suficiente (a veces es necesario hasta un día entero para pensar fríamente y con claridad), sobre todo teniendo en cuenta lo muy brevemente que algunos pasan sobre la fase de redacción. Pero sí es cierto que los comentarios de Twitter se hacen con la mente un poco más fría que en el bar o el estadio. Menos en el caso de la pancarta futbolera, claro, ahí ya hay premeditación y planificación.

    En fin, muchos matices. En cualquier caso, estoy básicamente de acuerdo con tu artículo y los matices que planteo no harían más que reforzar el argumento a favor de actuar en redes sociales: la difusión y publicidad que consigue cada medio así como la intencionalidad del mensaje tienen que ser algo que se tenga en cuenta también.

    Responder
  3. Pingback: Twitter vs Estadios de fútbol, ¿debe estar “todo” permitido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s