Rajoy debe dimitir pero lo de Barcenas es lo de menos

Hay una explosión de indignación popular respecto a los sobres de dinero que el PP repartía entre su cúpula (supuestamente señoría, no sea que el que pague el pato sea yo por escribir chorradas). Pero no estoy de acuerdo, Rajoy no debe dimitir por los sobres incluso en el caso de que fuera todo cierto, y además siguieran haciendolo hoy en día.

Rajoy tiene unos mil motivos más para dimitir. Y no necesitan ser probados ante un juez.

Rajoy llega al gobierno en una situación espantosa económicamente, si, un paro desatado (cinco millones), una economía débil (un crecimiento en 2011 del 0,4% viniendo de una situación de caída a la que volvíamos como se ve en la imagen no terminábamos de salir), un déficit brutal de más del 8% que debía ser reducido empeorando la situación económica, un esquema de impuestos basado en la recaudación por venta de vivienda que no es sostenible, unas comunidades autónomas irresponsables económicamente que solo gastan y piden más dinero. Un sistema financiero zombi lleno de cajas dirigidas por incapaces políticos que vivían de incrementar la deuda y refinanciar idioteces como parques de atracciones en la nada, ciudades fantasma a 60 km de la capital sin tren de cercanías, campos de golf con urbanizaciones por todo el país e incluso clubes de fútbol.

Si, si hubo un mal momento para ser presidente del gobierno era diciembre de 2011. Pero debemos tener en cuenta que presidente no es un marrón que te asigna alguien, a esto te presentas voluntario. A Rajoy le pidieron sobradamente en 2008 que se largara en su partido y lucho para seguir. Ni siquiera tiene la excusa de "a mi esto me lo han mandado hacer".

Veamos los resultados.

  1. La improvisación. Debo decir que antes de que el alegre Gallego llegase al poder siempre dije que venía sin los deberes hechos, a mi no me sorprendió, es lo que tiene ser de esa tierra, que sabes con quién tratas. Todo el mundo político, empresarial y económico esperaba que el PP llegase con un pedazo de plan de trabajo depurado, después de todo tras mayo de 2011 era evidente que iban a ganar de calle. Pero no lo tenía para desesperación general. Rajoy llegó al gobierno y era el único que no sabía que estaba en una situación desesperada.
  2. El paro. Tenemos seis millones de parados en vez de cinco, se ha hecho una reforma laboral que salvo que alguien justifique que buscaba otra cosa no ha atajado ni la destrucción de empleo, ni la dualidad, ni ha creado nuevos puestos de trabajo, ni he frenado la inseguridad, ni ha facilitado el despido (hay que seguir pendiente de ir a juicio). No solo eso, el gobierno (representado por su ministra) hace como los médicos en casos terminales, encomendarse a la virgen.
  3. El déficit, a pesar de las subidas de impuestos en todas las direcciones, y de los recortes en todos los lugares, el déficit sigue salvaje. No nos acercamos a los objetivos, pero es que además recalculamos cada tres meses al alza. Somos incapaces no ya de reducirlo, tampoco somos capaces de saber cuanto es ni gestionarlo de un modo realista. Es evidente que hay un montón de gente gastando dinero y nadie sabe cuanto, en que, para que ni como. Solo pedimos que gasten lo menos posible, pero no sabemos por dónde se va.
  4. El sistema financiero. Salgado no consiguió arreglarlo, lo que le dejaron al PP en las cajas era unos pocos muertos vivientes enormes en lugar de un montón de muertos vivientes pequeños, si bien es cierto que no se estaba arreglando y que el intento de refinanciarlas con accionistas (pardillos) nuevos mediante preferentes convertibles iba a ser insuficiente hay que decir que la reforma del PP tuvo el mérito de cargarse en tres meses una entidad del tamaño de Bankia, a lo mejor cargarse Bankia era la única solución, pero es que el PP no se la quiso cargar, quería arreglarla. El arreglo estalló en las manos y a los pocos meses tuvimos que pedir socorro a las autoridades europeas porque no podíamos solucionar el cristo (a nivel europeo) que habíamos creado con el intento de reforma. De Guindos es como un fontanero que viene a arreglar una casa con fugas en peligro de socavar los cimientos y consigue que estallen las tuberías de todo el edificio, al mejor estilo Pepe Gotera y Otilio.
  5. La economía. Vale, España está realmente jodida, pero es que ni parece que sepan que hacer, ni parece que crean que tiene solución, pasamos de ser los aliados en la austeridad con Merkel en primavera a los que reclaman que Alemania comience a gastar como una burra a ver si le vendemos cosas (no sabemos que, algo nos caerá deben pensar) y salimos de la crisis. Volvemos a meter deducciones estúpidas para incentivar comprar viviendas para quitarlas cuatro meses después en un alarde de pollo sin cabeza. Anunciamos reformas sectoriales para quitarlas en semanas. No solo es que nada funcione (creo que nada lo haría de modo milagroso) pero es que no parece que tengamos una teoría o un plan.
  6. La soga del rescate. Llevamos pendiente de la prima de riesgo (aquella que en 300 era la muerte y llego a 500) todo el año, la UE está resignada a tener que rescatarnos, todo el mundo no es ya lo de por necesario, es que las voces ya dicen que tal como estamos sería bueno, no hay unanimidad eso si, pero si Zapatero es lo mejor que Rajoy tiene como apoyo mejor no defender esa opción. Independientemente, lo malo no es no pedir el rescate, lo malo es que todos pensamos que lo acabaremos haciendo y que hasta Rajoy lo cree, pero deja correr el tema.
  7. España se rompe. Vale, que Cataluña y Euskadi andan jugando siempre con la independencia no es nuevo, hay partidos que la defienden desde siempre, no pasaría nada incluso si ocurre, pero fijémonos en la influencia de Rajoy en el tema. Artur Mas viene a Madrid a quejarse de que le falta dinero y sale pidiendo la independencia. Igual no es culpa de Mariano, pero es que él no está ahí para ver como pasan cosas sin que pueda evitarlas, está para evitar que pasen. Es como un médico al que vas enfermo y sales igual de enfermo, ese hombre podrá ser una gran persona pero como médico en si no parece muy recomendable.
  8. La educación. España es un desastre educativo, la supuesta generación mejor preparada de la historia es la campeona de abandono escolar de la unión europea. Las universidades son un pozo de gasto absurdo con un pésimo nivel comparado que se han creado en cualquier sitio tengan o no alumnos. La respuesta del gobierno es reformar la educación para meter la religión y que hablemos menos idiomas autonómicos. Las prioridades son evidentemente absurdas.
  9. La justicia. Si hay algo lento en España es la justicia, los juicios tardan años de tal modo que incluso haciendo justicia en los casos más graves (metemos corruptos, mafiosos y terroristas en la cárcel con notable éxito) tiene problemas con los delitos menores (no atajamos la reiteración de pequeños hurtos) y en algunos casos se sentencia tan tarde que el culpable ya se ha reinsertado y la pena no tiene sentido. El ministro del ramo se ha lanzado sobre las reformas del aborto y otras varias como ampliar la duración de las penas cuando tenemos el sistema más duro de Europa y a reformar como elegimos a los jefes de los jueces. El único tema que podría acelerar la justicia es que como le ha subido el precio espera que vaya menos gente a los juzgados. No digo que no pueda ser un modo, pero no suena a estar seguro de donde está el problema.
  10. El cristo autonómico. Las comunidades autónomas son un desastre irresponsable al que no se puede meter en vereda, pero Rajoy tenía una ventaja, salvo Andalucía (nadie entenderá jamás como el PP no gobierna allí, pero eso es un tema interno), Asturias (otro que tal, por no gobernar con Cascos le diste al PSOE la victoria, ya te vale Mariano) y los rompespañas vascos y catalanes TODAS están gobernadas por subalternos suyos, porque en el PP el presidente manda mucho, no es un partido "jaula de grillos" como el PSOE, el PP es un ejército. Sin embargo la situación llega a que un presidente autonómico del PP ponga en Madrid el euro por receta que su propio gobierno ha llevado al constitucional cuando lo puso Cataluña. Si un segundón como Ignacio González se escapa a su autoridad interna, ¿podemos creer que Rajoy será capaz de reordenar el sistema autonómico? Pocas cosas crean más acuerdo que el sistema necesita un ajuste, puede ser centralizador al estilo magenta, federlizador al estilo socialista o secesionista. Pero TODO EL MUNDO dice que hay que ajustar temas.
  11. El mercado inmobiliario. Teníamos un mercado inmobiliario absurdo, donde todos los idiotas del país querían comprarse una casa al precio que fuera, y el resultado es una burbuja pinchada, quiebras, desahucios, etc. Eso no es culpa de Rajoy, eso ya venia puesto. Pero ¿dónde está un plan? ¿hay una reforma radical que cree el inexistente mercado del alquiler? ¿estamos fomentando que esos millones de pisos vacíos se ocupen de un modo que no sea con más hipotecas absurdas en manos de gente que carece de una situación financiera que no le permite asumir el riesgos de un préstamo elevado a largo plazo?

Que quede claro, NADIE habría tenido éxito como gobernante en diciembre de 2011. El siguiente tampoco lo tendrá, puede que para 2020 el presidente de turno se encuentre en una situación que le permita hacer cosas populares y positivas. No es que Rajoy sea culpable de todo esto (en realidad sus culpas son solo no saber que hacer) pero tampoco es una solución para algo. No es que haya cosas que hace mal, de la lista anterior posiblemente la mitad de los asuntos son "irresolubles" a corto plazo, pero es que ¿alguien me dice que ámbito de las intervenciones de Rajoy está siendo positivo salvo "no ser Zapatero"?

Veréis que no he hablado de la discusión de que haya mentido en todas sus promesas o del caso Gurtel, ni de sostener a Camps (y sus trajes) hasta después de un juicio donde no le condenaron pero si le desautorizaron diciendo que mintió y no se pago los trajes, no he hablado de Baltar en Orense, de Fabra en Castellón.

La corrupción está ahí, y si, yo creo que Rajoy se llevo sobres de dinero, y que el dinero era dinero negro. Y posiblemente provenía de comisiones "oscuras" pero también me creo que fue quien lo quitó (cuando la alargada sombra de Aznar dejo de darle miedo eso si). Y creo que es inasumible que un presidente del gobierno se llevase a casa un sobre de dinero negro sin declarar. Pero es que con todo lo que tenemos encima, el tema de llevarte 20.000 € libres de impuestos como si fueran dietas es un tema importante pero meramente estético.

Y no estamos para preocuparnos de la estética.

Rajoy debería irse, porque no tiene ni puta idea de como agarrar ni uno solo de los mil problemas del país. Y que su partido con un millón de militantes, diez millones de votantes y una sólida mayoría absoluta ponga al tipo más capaz que encuentre a ver si al menos mejoramos en un 50% de las cosas. No le pido más a la vida. También podría ser que el PP no tenga un político/a competente capaz de asumir la situación, viendo los ministros no es descartable si pensamos que deben ser lo mejor que había disponible.

Anuncios

3 pensamientos en “Rajoy debe dimitir pero lo de Barcenas es lo de menos

  1. Iracundo

    Leyendo artículos como éste, entiendo perfectamente que el día que Rajoy caiga será celebrado en rincones muy insospechados. Porque en medio de una crítica a la situación que ha propiciado Rajoy (y Merkel) se deslizan una serie de lugares comunes y sentencias severísimas que nos conducen a la senda de… Rajoy. O mejor dicho: a la senda del Rajoy multiplicado por 4.

    Responder
  2. manuelcr

    Efectivamente hay razones de sobra para que se largue o se hubiese largado hace tiempo, pero todo lo que mencionas son cosas en las que hay que pensar, buscar información y hacerse uno su propia opinión.

    ¡¡¡Y tío!!! que esto es España, la gente sigue consintiendo a las estrellitas tocapelotas en el Madrid y a los meacolonias en el Barcelona porque son sus equipos ‘y tú eres un cabrón’ que se suele añadir para reforzar la sinrazón.

    Sin embargo lo de los sobres es más mediático, tan descarado e ilegal que sobrepasa todos los límites.

    Pero vamos, si la autodenominada ‘generación más preparada’ no son más que un montón de niñatos con pocas ganas de currar, los políticos son mucho peores.

    Los actuales políticos no son más que un montón de trepas, torpes e inútiles, que (como ayer demostraba uno en Twitter) se limitan a hacer lo que les diga el partido para asegurarse cargos de los que pillar su buen dinero. Así que pedirles que sepan negociar, gestionar, hacer planes a futuro es absurdo…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s